Las operaciones militares en defensa de «los intereses vitales y estratégicos de España»: el caso de las embestidas de la Armada a las lanchas de Greenpeace

 

Según el Estado Mayor de la Defensa (15 de noviembre de 2014), las embarcaciones de la Armada se interpusieron entre las lanchas de Greenpeace y el buque Rowan Renaissance, para evitar el abordaje de este último. De esta forma se habría garantizando «la libertad de navegación».

 

Sobre el concepto de interposición, y la utilización proporcionada de la fuerza creo que resulta suficientemente ilustrativo el video que ha difundido Greenpeace, que aparece en esta entrada. Podéis juzgar vosotros mismos.

 

Lo que me interesa destacar es la justificación que ha empleado el Estado Mayor de la Defensa. El comunicado del Estado Mayor de la Defensa afirma literalmente que:

 

«El Buque de Acción Marítima Relámpago, integrado en la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, a las órdenes del Mando de Vigilancia y Seguridad Marítima, está llevando a cabo actividades operativas en apoyo de la defensa de los intereses nacionales en aguas del Atlántico próximas a las Islas Canarias, para garantizar la libertad de navegación y el acceso a las zonas de prospección petrolífera, debidamente autorizadas por el gobierno de la Nación, del barco Rowan Renaissance.

La defensa de los intereses vitales y estratégicos de España es un objetivo primordial de la Seguridad Nacional, y la libertad de explotación de los recursos energéticos disponibles debe considerarse en ese ámbito.»

 

Se trataría, por tanto, de una operación militar directamente relacionada con la defensa de los intereses nacionales. Los intereses nacionales de seguridad no se han definido en ninguna norma jurídica, ni en la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional, ni en ninguna otra.

 

Tampoco se delimitan en la Estrategia de Seguridad Nacional de 2013, sino en la Revisión Estratégica de la Defensa, de 2003. Según éste último documento, que no tiene carácter normativo, forma parte de los intereses vitales de la defensa: la soberanía, la independencia e integridad territorial de España y el ordenamiento constitucional; así como la libertad, la vida y la prosperidad de los españoles. Me parece muy destacable la referencia a «la prosperidad» por lo indefinido de su contenido: ¿se está refiriendo a que las Fuerzas Armadas van a garantizar el nivel de consumo de la sociedad española? Por otra parte, dentro de los intereses estratégicos de la defensa se incluyen, entre otros, el mantenimiento de la libertad de intercambios y de comunicaciones, así como la seguridad en el suministro de recursos básicos.

 

Esta concepción de los intereses nacionales de seguridad implica una expansión del ámbito de la defensa y, por tanto, del campo de actuación de las fuerzas armadas. Una expansión, por cierto, que se ha llevado a cabo al margen de cualquier debate ciudadano o legislativo.

 

En definitiva, la expansión del ámbito de la defensa que se ha producido a través de los intereses nacionales de seguridad supone una importante militarización de la política española. En mi opinión, la embestida a las lanchas de Greenpeace no ha de verse como un hecho anecdótico. Responde a la concepción de la defensa que se está desarrollando desde hace muchos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: