El “criterio policial” de interpretación de las normas: a propósito de la obligación de identificación

Aquí os dejo otro vídeo del programa Salvados de Jordi Évole, titulado “Poli bueno, poli malo”, que nos aporta un buen material de aprendizaje jurídico (entre el minuto 14,27 y el 15,35).

Podréis ver a un comisario de los Mossos d’Esquadra que, preguntado porque los antidisturbios no llevan visible el número de identificación responde “que el número tiene que estar en la uniformidad, pero no hay ninguna ley que diga que el policía tiene que llevar el número visible”. Y se queda tan pancho el tío.

Un claro ejemplo de inaplicación de los criterios gramatical, sistemático, teleológico y de la adecuación a la realidad social de las normas (los criterios normales de interpretación de las normas). Esta inaplicación pone en evidencia cuál es el “canon” de interpretación policial del derecho: aquella interpretación que no garantice los derechos de los ciudadanos y que mejor asegure la impunidad de la actuación policial. Menos mal que vivimos en un Estado democrático.

2 respuestas a El “criterio policial” de interpretación de las normas: a propósito de la obligación de identificación

  1. Interpretación arbitraria dice:

    Ese “razonamiento”, inaceptable en una democracia, para no llevar la identificación también lo hemos escuchado hace tres o cuatro días a la Delegada del Gobierno en Madrid, con ocasión de las protestas del 25-S. Así, preguntada por el asunto de la ausencia del número de identificación en muchos policías, Cifuentes ha afirmado que “todos los policías llevan su número de identificación”. “Algunos miembros de la UIP llevan la identificación debajo del chaleco antitrauma, para evitar que se haga un uso indebido de la misma, porque se les ha fotografiado o identificado. Es un tema menor, la actuación de la policía fue profesional”, Igualmente, en las mismas fechas, un mando policial dijo que la identificación no estaba visible para evitar denuncias falsas.

    Además, la formación continua de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad deja mucho que desear, como ha dicho el administrativista Enrique Linde Paniagua.
    Por mi parte, añado que no se instruye a la gente uniformada para proteger los derechos de los ciudadanos, ni tampoco para negociar con los manifestantes en situaciones de tensión. Lo que prima en las peores ocasiones es una interpretación bélica y brutal del principio de autoridad.

    • eduardomelero dice:

      Gracias por la información. Bueno, las declaraciones de la Delegada del Gobierno lo único que demuestran es que se sabe ganar el sueldo. Lo interesante es que está planteando el problema en términos jurídicos, porque eso aporta legitimidad a su actuación. Nunca dirá que los policías no van identificados porque eso favorece la arbitrariedad policial. El poder se ejerce todos los dias y necesita ganarse esa legitimidad todos los días ante la ciudadanía. Y un elemento fundamental para obtener la legitimidad es afirmar que se está actuando conforme a derecho. Esa es una “lucha” en la que los juristas podemos participar, la lucha por determinar cuándo se actúa conforme a derecho y cuando no, la lucha por decir lo que el derecho dice.

      El argumento de que los policías no van identificados para evitar las denuncias falsas me parece más de lo mismo, otra forma de intentar legitimar jurídicamente la actuación arbitraria de la policía. Si la realidad no fuera tan terrible, podría hacerse un buen chiste. Si un ciudadano denuncia a un policía sin tener pruebas no tendrá ningún efecto: será la palabra del ciudadano frente a la palabra del policía, primando la presunción de inocencia de este último. Pero si un policía denuncia falsamente que un ciudadano ha realizado una determinada actuación, esa denuncia ya tiene valor probatorio. Así se establece en el artículo 137.3 de la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. En otras palabras, el ciudadano deberá demostar su inocencia.

      Por poner un ejemplo, sin un policía acusa a un par de ciudadanos de agredir a la policía y les mete tres piedras en la mochila que aparecen en comisaría y se pone por escrito en un papel oficial, y sus compañeros coño que soy compañero apoyan su declaración, los ciudadanos falsamente acusados lo van a tener muy difícil para poder demostar su inocencia. No ya porque los policías no lleven identificación, que es lo de menos, sino porque en las cloacas del Estado de derecho éste brilla por su ausencia. Este ejemplo, que me ha resultado muy verosímil, se puede leer en eldiario.es, en este enlace http://www.eldiario.es/politica/da-razones-seguir-luchando_0_52844953.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: