¿Qué cualidades pide la empresa a los universitarios?

En un curso de formación docente que realicé el curso pasado, el profesor nos enseñó una transparencia en la que se recogían las cualidades que las empresas les piden a los estudiantes universitarios. Se basaba en un estudio titulado «La integración laboral del universitario: una perspectiva multidisciplinar» (trabajo que no he sido capaz de encontrar).

Según la transparencia, las tres cualidades más requeridas eran la responsabilidad, la iniciativa, y el trabajo en equipo. En un segundo nivel se señalaban la honestidad, la capacidad intelectual, el dinamismo, y la adaptabilidad. En el tercer escalón se mencionaban la fidelidad a la empresa, la sinceridad, la tenacidad, y las habilidades sociales. Un cuarto escalón estaba formado por la seguridad en sí mismo, la multidisciplinariedad, la creatividad, y la discreción. Por último, se encontraban la cortesía y las dotes de mando.

Lo que más me llamó la atención fue que las empresas parecen no exigir espíritu crítico a las personas que contratan. Es algo fácilmente explicable. En el sistema capitalista las empresas son unas estructuras de poder en las que está muy claro qué papel le corresponde a cada cual: unos mandan y otros obedecen. Y nadie le pide a los que obedecen que utilicen su capacidad crítica. Me viene a la mente cualquier gran despacho de abogados, que todos los años contrata a un grupo de recién licenciados en derecho. El trabajo que van a realizar al principio es básicamente mecánico: buscar jurisprudencia y más jurisprudencia sobre el asunto que toque, leerla cuanto antes, y elaborar informes sobre ella para sus superiores. ¿Para qué necesitan espíritu crítico? ¿Para poner en cuestión los asuntos que asume el bufete por razones políticas o morales? Eso sólo le corresponde a los que dirigen la empresa pero no a los empleados.

Cuando se insiste tanto en que la enseñanza universitaria debe aproximarse lo más posible a las necesidades de las empresas, debe tenerse en cuenta que las empresas no están interesadas en la formación integral de las personas. Si la universidad renuncia al objetivo de fomentar el espíritu crítico de los estudiantes, se estará limitando a producir fuerza de trabajo cualificada. Estará produciendo siervos, no ciudadanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: