La “clásusula de buen uso” y la legislación sobre propiedad intelectual

Dentro de la campaña “Por la paz: no a la investigación militar”, se propuso introducir la siguiente cláusula en los trabajos de carácter científico:

«Queda absolutamente prohibida la utilización, investigación y desarrollo, de forma directa o indirecta, de cualquiera de las aportaciones científicas propias del autor, que se presentan en esta memoria, por parte de cualquier ejército del mundo o por parte de cualquier grupo armado, para cualquier uso militar y para cualquier otro uso que atente contra los derechos humanos o contra el medio ambiente, salvo permiso por escrito de todas las personas del mundo.»

El principal problema jurídico que plantea la “cláusula de buen uso” es si el titular de los derechos de autor tiene atribuido el poder de determinar cómo se utiliza su obra y quiénes pueden utilizarla.

Este problema no está resuelto de forma expresa en la Ley de Propiedad Intelectual (texto refundido aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 abril; en adelante LPI). Habrá que partir de los principios recogidos legalmente, no sólo en la LPI sino también en los tratados internacionales.

La LPI otorga varias facultades a los autores que se pueden agrupar en derechos morales y en derechos de explotación. Los derechos morales se regulan en el artículo 14 LPI, son irrenunciables e inalienables. Entre estos derechos se pueden destacar: a) el derecho del autor a decidir si su obra ha de ser divulgada y en qué forma; b) el derecho a exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra; c) el derecho a exigir el respeto a la integridad de la obra; y d) el derecho a retirar la obra del comercio, por cambio de sus convicciones intelectuales o morales, indemnizando los daños y perjuicios a los titulares de derechos de explotación.

De esta regulación se deduce que, en lo que afecta a la cláusula de buen uso, el autor puede decidir no divulgar un trabajo científico, pero una vez que ha decidido divulgarlo no puede impedir que otras personas utilicen su trabajo como lo consideren oportuno. Como mucho, podrá decidir retirar la obra del comercio, pero no podrá recuperar los ejemplares que ya se han vendido.

En cuanto a la explotación de la obra, el artículo 17 LPI atribuye al autor el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de su obra en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación. A través de estos derechos, el autor puede obtener una rentabilidad económica. Los derechos de explotación afectan fundamentalmente al derecho de copia y reproducción de las obras y de los soportes en que se encuentran, pero no alcanzan a la utilización de las ideas. En este sentido, se entiende que los derechos de explotación protegen únicamente frente a la “copia servil”, es decir, frente a los plagios evidentes (para que nos entendamos: un corta y pega descarado), pero no impiden que se lleve a cabo una reformulación de la obra realizada.

El principio de que la utilización de las ideas es libre no se recoge expresamente en la LPI. Sin embargo, se encuentra implícito en el derecho de cita (artículo 32 LPI). El derecho de cita permite incluir fragmentos de obras ajenas, para analizarlos, comentarlos o realizar un juicio crítico con fines docentes o de investigación. En este caso no es necesaria autorización del autor. Según la Ley de Propiedad Intelectual sería lícito que en una investigación de carácter militar se citara un trabajo que incluyera una cláusula de buen uso, ya que el autor no puede impedir el ejercicio del derecho de cita.

Siguiendo esta línea de que la utilización de las ideas es libre hay que mencionar el Tratado de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual sobre Derecho de autor, cuyo artículo 2 establece:

«La protección del derecho de autor abarcará las expresiones pero no las ideas, procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos»

Las ideas no están protegidas por el derecho de autor, de manera que no se puede condicionar o prohibir su utilización por terceras personas. Los derechos de explotación antes mencionados han de interpretarse teniendo en cuenta este aspecto. Por ejemplo, quien lee una investigación científica no puede plagiar dicha investigación ni puede reproducirla sin el permiso del autor, pero lo que sí puede hacer es utilizar las ideas recogidas en dicha investigación de la forma que considere oportuna, libremente y sin necesidad de permiso o autorización por parte del autor.

Por todo ello, creo que podría incluso argumentarse que la cláusula de buen uso, al menos en su formulación actual, es contraria a derecho, ya que el autor no tiene atribuido el poder de prohibir la utilización de las ideas que se contienen en sus obras.

Por intentar buscar algún efecto práctico de la cláusula de buen uso, éste se limitaría al derecho de reproducción. Lo único que podría hacer el autor es impedir que su trabajo se reprodujese sin su consentimiento en revistas de carácter militar o dedicadas a fomentar la investigación militar. Aparte de ésto, el valor jurídico de la cláusula de buen uso poco más puede aportar.

En cualquier caso, esto no afecta al valor político-moral de la utilización de la cláusula, a su valor testimonial y de sensibilización al que se refiere Celia Fernández Aller («Consideraciones legales sobre la “Cláusula de buen uso”» en el libro colectivo Por la Paz: ¡No a la investigación militar! Sobre la militarización de la ciencia y algunas de sus alternativas, Ediciones Bajo Cero, 2006, página 93).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: